GRUñidos

El punto de vista de una Groupie semi-profesional sobre la Música y todo aquello que tenga que ver…

¿Ha Muerto la Cultura Punk en España?

Ya no se ven crestas de colores por las calles y las pulseras de pinchos pasaron de moda. No se oyen grupos como Black Flag, Bad Religion o los clasiquísimos Sex Pistols. Ya no se hacen canciones con duras críticas a la sociedad o simplemente cagándose en todo.

Aunque después de asistir a unos cuantos conciertos de la escena underground de Madrid, se puede vislumbrar algo de esperanza en jóvenes bandas que guitarrean y vuelven locas a las niñas con sus ritmos garage, surf o post punk.

los nastys

Los Nastys

Con discográficas independientes apoyándoles como Sonido Muchacho o Elefant Records, sus conciertos se convierten en fiestas infestadas de groupies y, entre pogo y pogo, chupitazo de Jägermeister. Se nota buen rollo entre las bandas y apoyo de las unas a las otras aún cuando no comparten totalmente sus estilos.

Son jóvenes y guapos, y sus fans también. Atrás quedaron las crestas y el pelo decolorado, las niñas que suspiran en primera fila van vestidas a la última moda.

Concierto Novedades Carminha - Madrid

Concierto Novedades Carminha – Madrid

No está claro si a estos chicos todo se la sudará, queda pendiente hacerles un par de preguntas la próxima vez que nos crucemos, pero lo que está claro es que vienen pegando fuerte.

Ganas, buen rollo, energía y mucha caña es lo que respira el garage y surf punk nacional. Si te quieres sumergir en esta vorágine y si te da un poco de asco la vida echa un ojo a Novedades Carminha, Los Nastys, Los Parrots o los reconocidos Juventud Juché.

Merece la pena comprobar lo que se está cociendo.

Esta entrada has ido escrita escuchando a The Parrots. 

The Parrots by Davit Ruiz

The Parrots by Davit Ruiz

Anuncios

¿Raro, yo?

Cargada de sonidos y personajes excéntricos, Cable Street Records abre sus puertas con la intención de fichar sólo músicos “raros”.

Independiente y con mucha alma, esta discográfica londinense se enorgullece de sus instalaciones analógicas. Respetan lo digital y no lo condenan, de hecho, reconocen que es necesario tirar de las nuevas tecnologías para grabar algo decente. Pero alardean también de poder conseguir un sonido real y sin trampas gracias a su equipamiento analógico.

Captura de pantalla 2014-07-30 a la(s) 9.43.14

Como si de una comunidad de vecinos se tratara, comparten patio con el Jamboree: tugurio de buena muerte, bohemio como el que más y a la altura de las singularidades de Cable Street Records. Una vez te adentres en el ambiente clandestino del Jamboree no sabrás distinguir entre músicos y público.

La música que oirás no se parece a nada que hayas escuchado antes. Folk, Gypsy o Rock & Roll en un desfile interminable de instrumentos que pasarán de mano en mano y de boca a boca. Talento y versatilidad es lo que se vive encima del escenario. Bailes, camaradería y pasión por los rincones es lo que se vive debajo.

Captura de pantalla 2014-07-30 a la(s) 9.44.44

Es aquí donde la mayoría de las bandas fichadas por CSR presenta sus discos, creando un colectivo de amantes de la música y lo estrafalario… Incluso los propios músicos imparten clases de guitarra, piano, violín o batería en otro de los edificios de este patio de vecinos.

Si vas al Jamboree es probable que te topes con Into The Moon. Asiduos del local, sorprenden gracias a su talento y su carismático frontman Leandre Lyon. Cercano y sencillo, Lyon siempre insiste en que el público se acerque a él para charlar, beber unas pintas o fumar unos cigarillos de extraña procedencia. Un líder natural con don de gentes que, mezclado con el misticismo y timidez de los demás miembros del grupo, crea una simbiosis musicalmente especial.

Captura de pantalla 2014-07-30 a la(s) 9.47.16

Puedes ver a Into the Moon tocando por las calles de Londres o pasarte por el Jamboree a comprobar el ambiente y respirar la autenticidad de lo que te vas a encontrar allí.

Esta entrada ha sido escrita escuchando a Into The Moon.

Captura de pantalla 2014-07-30 a la(s) 9.46.43

El Hombre Más Alto De La Tierra Elige Como Telonero Al Hombre Orquesta

Lunes, son las 5 de la tarde y el grupo de whatsapp está que arde. No hacen más que llegar mensajes alabando la actuación de The Tallest Man On Earth la pasada noche en Madrid. Hoy vuelven a tocar y aun siendo un concierto caro, nos recomiendan encarecidamente que no nos lo perdamos.

Especial, diferente, emotivo y con unos teloneros cojonudos. Ése es el reclamo. La decisión es difícil. Con lo que cobro, ¿puedo permitírmelo? No si quiero comer… Además ya vendrá más veces y para ser sinceros sólo conozco una canción. Todo decidido pero, ¿por qué tengo tantas ganas de ir?

La duda queda disipada cuando una gran amiga que dejaré en el anonimato (S.Lledó, no, demasiado obvio. Mejor Sara.L. Mucho mejor) decide lanzarse a la piscina y comprar dos entradas.

La localización no puede ser mejor, el Teatro Fernán Gómez en la Plaza de Colón. Llegamos justo a tiempo para una cerveza rápida y nos disponemos a entrar. Pero, un momento, ¿todo el concierto va a ser sentados? Y encima de un tío que he escuchado poquísimo… Es lunes, el cansancio se nota y los asientos son muy muy cómodos. Más de uno temía caer en los brazos de Morfeo.

He de confesar que cuando entré los teloneros ya habían empezado y la verdad es que ahuyentaron todos mis miedos a quedarme dormida.

Daniel Norgren, con su aspecto de redneck, te atrapa desde la primera nota y te transporta, aun siendo sueco, a la más profunda y sureña América. Gocé de su folk emotivo y de su voz llena de fuerza capaz de interpretar blues junto a su colega Anders Grahn (contrabajo).

Foto: Rocio García Izquierdo

Foto: Rocio García Izquierdo

Me gustó su actitud de hombre orquesta, ocupándose él de voz, guitarra y percusión con total dominio de dichos instrumentos. Podría haberle escuchado durante horas pero el plato fuerte debía salir al escenario. El hombre más alto de la tierra, Kristian Matsson, de apenas 1’65cm de estatura, aparece de entre las filas del público y se presenta ante todos nosotros.

Pide perdón varias veces por no hablar nuestro idioma pero nos convence de que España le encanta y que muy a su pesar éste será su último concierto durante un largo tiempo. Se retira para componer, no sin antes prometer que cuando su trabajo esté acabado seremos los primeros en disfrutarlo en directo.

Foto: Rocio García Izquierdo

Foto: Rocio García Izquierdo

Comienza con su tema más conocido, “King Of Spain” (el único que yo conocía) dando saltitos por el escenario y esgrimiendo una mueca cómica que saca una sonrisa de la mayoría. Está claro que a Kristian le gusta estar en un teatro. Habla mucho con el público y muchas veces su pose recuerda a la de los monologuistas; ahora me siento, ahora me levanto, ahora arrastro la silla para aquí, ahora me río de mi estatura…

Foto: Rocío García Izquierdo

Foto: Rocío García Izquierdo

Está claro que es un virtuoso con la guitarra y la acústica de la sala es perfecta para este tipo de actuaciones. Él y su guitarra, nada más. Bueno, nosotros. Después de unas cuantas canciones algunos se animan a irse a bailar a las filas de atrás. Otros nos quedamos embobados con sus punteos y sus exhibicionismos de voz y guitarra.

El concierto estuvo muy bien. Fue divertido, con buena música y en una sala con una acústica perfecta. Aun así, no acabo de irme satisfecha. Todo ha sido demasiado lineal. Sus canciones aunque profundas y complicadas se parecen entre ellas y escuchar tantas seguidas puede llevarte a pensar que estás escuchándolas en bucle.

Los más fans lo vivieron con emoción. Yo descubrí a The Tallest Man On Earth y reconozco que desde ese día lo he escuchado mucho más. Pero sobretodo descubrí a Daniel Norgren y a su contrabajista y es a ellos a quienes no puedo sacar de mi cabeza.  

Esta entrada ha sido escrita escuchando a Daniel Norgren.

Daniel Norgren

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: